Rajoy tiene ‘plan B’ para RTVE: se plantea cambios legales para renovar la cúpula

Published On 15 febrero, 2012 | By admin | Comités, Noticias

SI NO LLEGA A UN ACUERDO CON RUBALCABA

www.elconfidencial.com Daniel Toledo 15/02/2012 (06:00h)

Mariano Rajoy no quiere perpetuar la ausencia de presidente en RTVE. Y tampoco que los principales directivos de la casa nombrados en época del PSOE se mantengan mucho más tiempo en puestos clave, como Fran Llorente al frente de la dirección de Informativos. El plan A pasa por alcanzar un acuerdo hoy con el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba. Si se logra, todos contentos. Si no, el presidente del Gobierno ya maneja un plan B que incluye cambios normativos para solventar una situación más que anómala. No en vano la Corporación se encuentra sin presidente desde julio de 2011, cuando Alberto Oliart dimitió del cargo. Desde entonces, los consejeros de la casa se rotan para gestionar el día a día.
Por ejemplo y según explican fuentes gubernamentales, el Ejecutivo se plantea modificar los Estatutos de RTVE vía Consejo de Ministros para que el Consejo de Administración, al que el Congreso de los Diputados negó el pasado mes de septiembre las competencias ejecutivas que atesora el presidente, pueda acometer esos cambios en el organigrama. “El problema es que tampoco hay mayoría del PP entre los consejeros”, aseguran fuentes de la televisión pública al más alto nivel. En efecto, el frente conservador (cuatro consejeros del PP y uno de CiU) tiene los mismos representantes que el progresista (con dos miembros del PSOE más los de IU, ERC y UGT, respectivamente). La mitad del cónclave se mantiene en el mismo con el mandato vencido.
“Si no hay acuerdo con el líder de la oposición, lo más fácil es modificar por real decreto la ley de RTVE para que el presidente pueda salir adelante por mayoría simple del Congreso”, aseguran estas fuentes. La normativa es actualmente más exigente. Según reza el artículo 11.4, de la Ley 17/2006, de la radio y la televisión de titularidad estatal, “el Congreso de los Diputados designará, de entre los doce consejeros electos, al que desempeñará el cargo de presidente de la Corporación RTVE y del Consejo. Tal designación requerirá una mayoría de dos tercios de la Cámara”. Luis Fernández fue el primer presidente que llegó a RTVE con el consenso de los dos principales partidos políticos. Corría el año 2007. Oliart continuó esa senda.
Un cargo con muchas novias
El baile de nombres para un puesto tan goloso se ha sucedido desde que el PP accedió al poder. Desde un perfil técnico con fama de buena gestora, como la ex secretaria de Estado de Presupuestos Elvira Rodríguez, hasta un notable conocedor del sector como Javier González Ferrari, presidente ejecutivo de Onda Cero, o un profesional como José María Irisarri, ex presidente de Vértice 360 y persona próxima al gabinete de Rajoy, que es el que más suena en las últimas horas. Pasando por los que se postulan y dejan caer su nombre a las primeras de cambio por los diferentes restaurantes de la capital. El elegido tendrá que lidiar con el recorte de 200 millones planteado por el Gobierno y que obligará a tomar decisiones drásticas en cuestión de contenidos. De hecho, la televisión pública ya asume un descenso en la audiencia hasta el 8%, desde el 14,5% de share actual.
El Consejo de RTVE aprobaba la semana pasada mediáticas medidas de ajuste para cumplir con el mandato del Gobierno. Supresión de coches oficiales, rebajas de un 25% en los sueldos de los presentadores estrella, ajuste de un 10% en el número de directivos… Todo una batería de decisiones más cosméticas que efectivas, en tanto apenas supondrán un ahorro de tres millones de euros. Fuentes de la compañía admitían que, aunque “30 millones se pueden llegar a sacar de gasto más o menos corriente”, entre “160 y 170 tendrán que venir de contenidos”. El nuevo inquilino de Prado del Rey decidirá sobre el futuro de series como Águila Roja o Cuéntame, muy gravosas para las cuentas de la Corporación.
El primer encuentro entre Rajoy y Rubalcaba también servirá para abordar las renovaciones pendientes en el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo. En todo caso, el acuerdo no es fácil. Rubalcaba dejó claro en su primera rueda de prensa como secretario general que no va a aceptar que se envíe a los ciudadanos el mensaje de que los órganos institucionales sólo se renuevan cuando gobiernan los populares. Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, insistió el pasado viernes en la necesidad de llegar a acuerdos en esta materia «con carácter urgente» por los «problemas de funcionamiento» que genera la situación actual y por la necesidad de «devolver la vida normal y cotidiana a instituciones fundamentales» del país.

Comparte esta entrada!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.